Las viñas, cultivadas siguiendo un método sostenible

Château Clos de Sarpe, de la familia Beyney, goza de una ubicación geográfica excepcional y de un excelente terruño muy homogéneo, situado en la "Plateau de Sarpe", una ladera arcilloso-calcárea de un solo propietario, con pendiente sensible y exposición Sudeste.

Pied de vignes

Esta explotación vitícola está gestionada y vinificada por Jean-Guy Beyney y su esposa Christine, con pasición y seriedad y, sobre todo, en el más puro respeto del suelo, de la viña y de la uva.

Château Clos de Sarpe orienta y desarrolla su producción hacia un cultivo sostenible, sin aditivos químicos, que escucha a la tierra y respeta el ritmo de la naturaleza.


  • Superficie plantada: 3,7 ha
  • Densidad de plantación: 5.500 pies/ha
  • Cepas: 85% Merlot - 15% Cabernet Franc
  • Tipo de suelo: arcilloso-calcáreo
  • Rendimientos: más o menos 24 hl/ha
  • Vendimias: 100% manuales

El viñedo se compone de dos tercios de viñas muy antiguas, con edades comprendidas entre 55 y más de 80 años y de un tercio de pies con una edad comprendida entre 10 y 25 años. Laderas arcilloso-calcáreas de un solo propietario, con pendiente sensible, con una soberbia exposición sur/sudeste. La terra es grasa, salpicada de grava, con una subcapa de arcilla rica en hierro, con un grosor de 50 cm y una base calcárea muy dura. La viña se trabaja de una forma totalmente natural.


Esta iniciativa va a la par con la aceptación de unos rendimientos naturalmente muy modestos, para el gran deleite de los amantes de los grandes vinos que buscan autenticidad.
La política del Château Clos de Sarpe no es obtener muchas uvas a cualquier precio, sino la cantidad máxima posible de uvas perfectas y naturales que la viña pueda ofrecer.

Un respeto tradicional de las viñas: Labores, despampanados manuales, desyemados, vendimias verdes, deshojados, vendimias manuales, selección extremadamente rigurosa.

Tratamiento de las viñas: Nada de herbicidas, solo laboreo, nada de pesticidas ni de insecticidas, nada de tratamientos anti-botrytis. El único tratamiento utilizado sobre nuestras viñas es “ la Papilla Bordelesa” con azufre, sin enriquecimiento sobrenatural que provoque un crecimiento artificial de las viñas potencialmente dañino para su longevidad.

El encepe: 85% Merlot, 15% Cabernet Franc.
Ensamblar vinos permite ensalzar sus cualidades, es una combinatoria que, bien dominada, revela la tipicidad de los terruños y permite que todas las partes ensambladas se expresen en todo su esplendor.

Merlot

La cepa bordelesa más joven se ha convertido, en poco tiempo, en la estrella de los viñedos por sus cualidades de color, redondez y sus notas afrutadas. Color, frutos rojos y taninos elegantes. Esta cepa fina y elegante ofrece una redondez excepcional, con una nota afrutada incomparable y una cualidad aterciopelada voluptuosa. Sus pequeñas bayas negras ofrecen al vino unas profundas capas granate, densas y sostenidas. Su segundo punto fuerte reside en su bonita paleta aromática de frutos rojos (fresa y frambuesa) o negros, más o menos confitados según la añada. Unas notas de ciruela, violeta, especias dulces, cuero o sotobosque surgen durante el envejecimiento. Por último, bajo sus lados encantador y sutil, sabe expresar también unos taninos elegantes, con un carácter femenino y sensual. Incluso en su primera juventud, resulta suave y sedoso en boca.

Carbernet Franc

En el ensamblaje de los Burdeos, aporta su redondez, la delicadeza de sus aromas y su vivacidad. La asociación de dos grandes cepas. La Cabernet Franc se distingue por su elegancia aromática, sus aromas especiados, su buena estructura y su potencial de guarda. Asociada a la Merlot, aporta sus taninos finos con un excelente potencial de evolución.

Raisin

“La viña, el vino: dos grandes misterios.

Única en el reino vegetal, la viña desentraña el auténtico sabor de la tierra”

Colette

También puede realizar un pedido de vinos Clos de Sarpe:

Pedir aquí Price list 2017